• ¿Qué es la Web 3.0 y por qué debes saber de qué trata?

  • En un mundo donde la forma como usamos internet nos permite estar hiperconectados generando y compartiendo información en todo momento, es prioritario tener una idea de cómo y cuándo podría ser la próxima evolución del internet y saber si estamos preparados para ello.

    Para entrar un poco en contexto, tendríamos que confirmar lo que sabemos de internet y comprender cómo ha ido cambiando siendo partícipes en primera persona de su evolución.

    Web 1.0: La manera más simple de describir esta etapa del internet, es refiriéndonos a ella como una calle de una sola vía; es decir, que los usuarios solo podían consumir la información y no había posibilidad de generar interacción alguna. Adicionalmente, las páginas web existentes carecían de un look and feel vistoso y de gran gusto, eran muy sencillas. Esto mientras transcurrían los años noventa, donde el internet se empezó a ser más conocido y tener más alcance.

    Web 2.0: Para la década del 2000, empezó una revolución del internet porque se volvió una herramienta colaborativa; es decir, de gran intercambio de información, ya no solo es un espacio para leer contenido, sino que ahora es posible compartirlo y uno mismo empieza a generarlo, lo cual descentraliza la comunicación y la forma como interactuamos sin importar dónde estuviéramos, de pronto todo se volvió más cercano con la aparición de las redes sociales, foros, blogs y otras plataformas que permitieron que esto suceda.

    Teniendo en cuenta las dos tipos de Webs y la diferencia sustancial entre ellos, hay un aspecto fundamental en el que coinciden ambos, que es la centralización de la información, pues si bien hubo una revolución en la forma como interactuamos, toda la información que compartimos en Facebook, Instagram y WhatsApp viaja a los servidores de la empresa de Zuckerberg, se procesan y después llegan al destino final. Algo que podría cambiar con la Web 3.0, pues su principio básico es que sea totalmente lo contrario: Ser descentralizada.

    En esta infografía elaborada por Statista con base en el análisis realizado por Clario Tech, podemos ver claramente de qué hablamos:

    Según el cuadro y el uso que todos sabemos le da Facebook a esa data, surge la idea de una Web 3.0 que permita descentralizar la información buscando que no hayan más servidores de empresas como intermediarios en el flujo, sino que cada computadora sea un servidor y el mensaje viaje directamente hacia su destino final, lo que permite a los usuario ser dueños de sus datos, nunca mejor dicho, por tanto podrán decidir si los comparten y monetizan si así lo quieren.

    Para que se logre realizar la Web 3.0 se quiere tomar los principios del sistema Blockchain o cadena de bloques, que es un sistema de transferencia de datos que viaja a través de múltiples nodos o servidores independientes (cualquier computadora con el software apropiado) que registran y validan la información cuando sale de un nodo e ingresa a otro sin intermediarios (a modo de libro contable de ingresos y egresos). Esta información se quedará en la red sin que pueda tener algún tipo de alteración. Es inmutable. Este mismo principio que ahora funciona con las cryptomonedas se pretende usar para la nueva Web 3.0

    Si bien el término Blockchain puede sonar un poco desconocido y que una computadora casera sea un servidor puede ser un poco difuso, podríamos tomar como ejemplo a los programas de descarga de música que usábamos como Kazaa y Ares, o Vuze para transferencias de torrents o pequeñas porciones de un archivo principal ubicados en varias computadoras que tiene instalado dichos programas.

    Grafiquemos el ejemplo mirando este cuadro de Ares que seguramente te es familiar:

    Ok, es una lista de descargas con diferentes información, pero tomemos de ejemplo el archivo que está en la segunda fila: mozart ----ave maria-mp3, para que descargar ese mp3, el programa está recurriendo a 161 usuarios, nodos o computadoras que tienen una copia del archivo y están en cualquier parte del mundo (que también tienen instalado Ares); es decir, son como miniservidores desde donde se extrae información, y lo mismo pasa con el resto de archivos hasta que se concrete la descarga sucede con el archivo de la última fila.

    Claramente la solución es mucho más compleja y técnica, pero el ejemplo anterior nos da una idea de cómo podría ser un servidor descentralizado y cómo es que si un nodo deja de funcionar, están todos los demás para no cortar las transferencia de información o que se corte el internet para determinados programas, como sucedió hace poco con Facebook.

    Si profundizamos un poco más, podríamos imaginarnos cómo monetizar con esa transferencia de datos. Por ejemplo, se me ocurre que Facebook al no poder compartir nuestra información porque ya no está en sus servidores, las empresas que las necesitan para hacer sus estrategias de marketing y de contenidos, crearán software como Vuze que los usuarios instalarán para que puedan transferir sus gustos y preferencias a cambio de un incentivo.

    Ahora, si bien ya no habrán servidores centrales y la data se alojará en los nodos, ¿nuestra información personal también estará en las computadoras de todo el mundo? No creo que alguien quiera que sus datos personales estén en miles de computadoras alrededor del mundo. Para ello quizás una de las soluciones sean los Wallet o billeteras virtuales, que como tal, no solo contienen dinero, sino también podrían contener nuestros "documentos". Por tanto, cada uno de nosotros tendrá su propio e irrepetible Wallet, seguramente con  Bitcoins o Ethereums además de los datos personales como actualmente tenemos en la billetera físicas.

    Igual surgirán innumerables preguntas hasta que se termine de definir la Web 3.0 pero lo que quizás resalte más, es conocer si no habrá alguna corporación o entidad que plantee algún tipo de regulación para mantener las cosas como están. Cómo reconoceremos a los Wallets de fiar y qué tan seguros estarán nuestros datos dentro de ellos; si mi laptop se volverá un servidor, no será fácil de hackear. La seguridad es vital. Por último, ¿La velocidad del internet se incrementará?

    Y tú, ¿qué opinas? ¿Consideras que esta nueva era del conocimiento será tan revolucionaria como lo ha sido la web 2.0 o como el mismo descubrimiento del internet?

    ¡Gracias por leernos y compartir!