Written by 11:57 am Business

Antes de la daily

Es un lunes por la mañana, la alarma suena a la hora de siempre, mientras abro los ojos intento enfocar el primero de los tres problemas matemáticos que me pide la alarma para apagarse. Primero resuelvo y luego despierto, como todos los días, la idea es levantarse con la mente activa, con los primeros pensamientos positivos del día empiezo a revisar los mensajes en orden: primero Whatsapp, después Workchat, luego Google Chat y por último Telegram, en cada uno empezando por la familia, pasando a mensajes directos de los proyectos, después los mensajes urgentes de los grupos del trabajo y finalmente los mensajes personales.

¿Redes sociales? Hoy sí, teníamos pocos mensajes, ver qué hacen los viejos amigos estos días, reír un poco antes de empezar la jornada y empezar con mejor ánimo. Un rato después con una super taza de café en la mano abro la laptop para ver los correos por responder.

Sin orden en particular se leen y responden los correos interesantes, los que se venían esperando algunos días, otros que requieren un poco más de concentración, o paciencia, otros que te ponen un poco en aprietos porque requieren una revisión cuidadosa, además de información a la mano.

Después de responder más mensajes en los grupos de las aplicaciones de mensajes, vuelvo al correo que, a veces, uno va dejando porque necesita especial concentración, llega un poco de estrés al pensar en las cosas que aún no sé, después de todo ¿somos seres humanos, no? abro una pestaña más sobre mis otras 50 pestañas abiertas, escribo las palabras clave que espero me traigan buenos resultados, pasan los minutos y no me doy cuenta del tiempo, pero empieza a fluir la lectura, la información, voy comprendiendo algunas cosas que necesitaba saber y recuerdo por qué me encanta hacer esto, la sensación tan satisfactoria de aprender más con cada reto que me imponen los proyectos innovadores que desarrollamos en Evolbit, con las necesidades que ayudamos a cubrir y a superar de nuestros clientes.

Aún queda tiempo de coordinar algunos detalles técnicos, dar una mano con algo de código o configuración de servidor, a veces un par de consejos a dudas que resolviste hace años, pero alguien de tu equipo no, conocimiento y seguridad que te dan las canas y las cicatrices y nuevamente me siento agradecido, es lo gratificante de este trabajo, el poder seguir participando de aspectos técnicos de los proyectos que desarrollamos, mantener contacto con el código, la definición, el análisis, la arquitectura.

Sin darme cuenta han pasado un par de horas y me acaba de salir la alarma de la reunión que empieza en 15 minutos, tiempo suficiente para revisar información ante posibles dudas que surjan en la daily, el día apenas empieza.

Manuel Sotelo – Director y CTO

(Visited 23 times, 1 visits today)

Suscríbete a nuestro boletín:

Last modified: Septiembre 7, 2022

Close