• Proyectos de software que se convierten en productos y gestión

  • A medida que los avances tecnológicos avanzan y los usuarios lo aceptan, el mercado se expandió furiosamente. Surgieron nuevos competidores y mantenerse a la vanguardia se volvió más desafiante que nunca. Los usuarios no se conforman con una simple experiencia. Hoy en día, es común ver un equipo multifuncional(o incluso equipos, en plural) de expertos trabajando en proyectos de software.

    Proyectos que se convierten en "Productos"
    A medida que el enfoque se desplazó hacia la creación de productos competitivos, "el proyecto" comenzó a referirse al entorno requerido para crear ese producto. La parte del producto cobró vida propia y el usuario toda la atención que merecen sus necesidades y experiencia. Un proyecto es lo que define la parte organizativa, el "cómo" se hace algo; puede requerir varios productos (o versiones del mismo producto) para llegar a su finalización. Asimismo, refiere a lo que se hace, por qué una característica es más importante que la otra y cuándo está listo para ser ofrecido a los clientes.

    Forma ágil
    Lanzar el producto es solo un destino alcanzado, el verdadero viaje comienza a partir de ese momento. El desarrollo iterativo más comúnmente oculto detrás del término ágil es la forma en que la mayoría de las empresas exitosas eligen viajar por el camino. Agile consiste en entregar piezas de software más pequeñas con frecuencia, con el fin de llevar una propuesta al mercado más rápido y obtener comentarios valiosos de los usuarios.

    Esto permite que las decisiones del producto se basen en datos e información de la vida real y siga en el camino que aportará valor real.
    Con la forma ágil, el producto también se vuelve más flexible a los cambios en el mercado: inspeccionar la versión actual del producto y adaptarse a los nuevos hallazgos en el próximo, puede proporcionar una gran ventaja competitiva, tanto al instante como a largo plazo.

    Una versión no tiene que ser necesariamente grande, compleja y estar repleta de funciones para ser valiosa. De hecho, planificar el producto es más flexible no requiere que la empresa tenga todas las respuestas al principio, sin embargo, permite que el producto crezca y evolucione con el tiempo.

    ¿Qué pasa si la gestión de proyectos no es suficiente?
    A veces, un cliente traerá la visión exacta y el plan de ejecución.
    Luego, un Gerente de Proyecto reunirá a un equipo capacitado que puede crear el producto según lo especificado, realizando un seguimiento de la producción para que todo esté pulido dentro del presupuesto y los plazos previstos.
    Otras veces, el cliente tendrá un resumen de alto nivel del producto que desea, pero no necesariamente sabrá cómo debe hacerse.
    Entre los dos casos, hay una miríada de otras posibilidades. Incluso con un plan perfectamente diseñado, el producto aún puede encontrar desafíos inesperados.
    Un proveedor confiable debe poder escalar su propósito para el proyecto; para adaptarse a las necesidades de los departamentos con los que cooperarán; para cubrir los roles que faltan; y ser una mano amiga cuando el cliente lo necesite.

    Equipo dedicado:

    Product Owner
    El rol de Product Owner puede parecer ambiguo al principio. En un entorno de agencia, la toma de decisiones ejecutivas siempre está en manos del cliente.
    No lideramos su negocio, navegamos con el equipo y proporcionamos orientación técnica para lograr sus objetivos comerciales.

    El cliente decide que nivel de participación prefiere. Cuanto menor sea la participación del cliente, más responsabilidades debe asumir nuestro Gerente.
    Algunos clientes desean permanecer completamente en la silla del director, trabajando en estrecha colaboración con los equipos de desarrollo y diseño.
    En ese caso, el cliente proporciona investigación, visión y hoja de ruta del producto en forma de estrategia de planificación y entrega.

    Luego, el cliente también es responsable de definir y escribir los requisitos de las características a diario, participando en las decisiones creativas para definir la apariencia del producto, la priorización y todas las demás preparaciones del trabajo para el desarrollo.

    Como alternativa, el cliente puede optar por participar solo en el nivel superior, es ahí cuando el Product Owner asume todo el trabajo pesado del día a día, manteniéndose en constante sincronización con el cliente para asegurarse de que esté en cada paso del camino.

    Durante el desarrollo, el cliente del producto también será parte de las demostraciones frecuentes del producto, así el cliente revisará el progreso y proporcionará comentarios, de modo que no surja nada inesperado una vez que el proyecto esté listo.

    Scrum Master
    En un entorno ágil, puede requerir otro rol no colocado formalmente en la administración, pero igualmente involucrado en el proyecto, el producto y el equipo: un Scrum Master.
    El enfoque principal de esta función es apoyar a los gerentes para definir un producto exitoso, el equipo de desarrollo para el desarrollo, las buenas prácticas de ingeniería, fomentar la cultura de la innovación y luchar por la mejora continua.

    Ahora, ¿Entiendes qué fundamental es que el cliente participe constantemente del desarrollo?, sobretodo, para que su "producto" sea escalable y competitivo.